Noticias

NOVEDADES SOBRE CRISTALERÍA Y ALUMINIO

¿Qué es el vidrio templado y cómo trabajamos con él?

Vidrio

A pesar de la delicadeza de un buen acabado en un trabajo de vidrio, tan cristalino que puede parecer frágil, en muchos proyectos y ubicaciones en Málaga empleamos vidrio templado, que es por muchas razones el más adecuado. Es el vidrio más seguro que se puede aplicar, con grandes cualidades mecánicas y térmicas que no afectan a sus características estéticas.

No es necesario usar vidrio templado en todas las ventanas y cierres de una casa, por otro lado. Hay otras opciones y pueden ser igual de válidas. Pero en casos de grandes ventanales o instalaciones con mucha exposición solar, tenemos que valorarlo.

Este tipo de vidrio ha sido tratado en hornos especiales y sometido a unas temperaturas altas para que adquieran distintos niveles de compresión en su interior y en su exterior. En apenas unos milímetros de grosor conseguimos que el material tenga una compleja estructura caracterizada por una rotura granulada, es decir, en pequeños trocitos de vidrio en lugar de en grandes trozos que pueden ser peligrosos. De ahí su seguridad.

No obstante, romper un vidrio templado no es para nada algo fácil. En los ventanales de SuperCash Saymu, en Málaga, instalamos ventanas de vidrio templado de 8 milímetros de grosor que pueden aguantar el impacto de un objeto de medio kilo caído desde una altura de 200 metros.

En las casas e interiores este material además nos permite poner en práctica soluciones más creativas, como barandillas de vidrio con muy poca estructura de aluminio, o cortinas de vidrio y mamparas totalmente seguras y a medida. Podéis ver proyectos como el de Loma de Casasola o esta otra casa particular, donde el grosor ya era de 10 milímetros.

Qué es el vidrio templado

Gracias a un tratamiento muy preciso el vidrio normal se convierte en vidrio templado. Se puede hacer con templado térmico o templado químico (mediante el intercambio de iones de sodio y de potasio), aunque esta segunda opción es menos común. En hornos especialmente diseñados para fabricarlo se someten los cortes a más de 600ºC. Es importante puntualizar que estas piezas ya son las definitivas, con las medidas y curvaturas deseadas, porque una vez templado el vidrio no se puede cortar ni modelar. También tenemos que tener decidido el grosor.

Al aumentar la temperatura de la masa, casi hasta su punto de fusión y volver a enfriarlo rápidamente con aire comprimido se modifica su estructura física alterando la tensión entre su capa exterior y su capa interior. Esa diferencia de tensiones es la que le da al vidrio templado su cualidad de rotura espontánea en pequeños fragmentos.

Tags: , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.